Ex Convento agustino San Andrés Apóstol
Opiniones en comunidad

marzo 6, 2009

Los templos se construían en alto para que desde cualquier ángulo se pudieran ver porque son la manifestación de Dios. Los templos son representación de las montañas porque en ellas se manifiestan los dioses desde el punto de vista cristiano. Y desde el punto de vista prehispánico es lo mismo porque los dioses se manifiestan en los cerros, los primeros rayos de sol iluminan las cimas de los cerros. Hay una similitud por lo tanto entre la religión prehispánica y la cristiana. La gran mayoría de templos están construidos sobre bases piramidales prehispánicas. Así comenzó el relato que nos compartió Jorge, cronista y lugareño de Epazoyucan.

El ex convento de Epazoyucan es uno de los mejores conservados a nivel nacional. Tiene tres niveles: terraplén, atrio y donde está el convento. La majestuosidad del atrio se distingue por las capillas posas que como en pocos conventos aún se conservan. Las capillas posas son de donde partían las procesiones en las que se llevaba al santísimo, de una en otra y en cada una la procesión descansaba y rezaba. Se llaman posas porque era donde posaban al santísimo en cada parada.

La evangelización en Hidalgo la inician los franciscanos en 1528. En 1527 se funda el primer convento franciscano en Tepeapulco y en 1536 se funda el primer convento agustino en Atotonilco el grande.

La construcción de este convento inició en 1540. Comenzaron los franciscanos y culminaron los agustinos por lo que se destaca mayormente el estilo de los últimos.

Se conjugan diferentes estilos arquitectónicos:

El romano en los arcos de medio punto y en lo grueso de los muros, el toscano en los arcos rebajados, el mudéjar en el tipo de techumbre de madera y en el tipo de ventanas, el plateresco en el labrado de la piedra que se observa en la fachada. Pero a estos estilos hay que agregarle la mano de obra indígena que era la que realmente hacía toda esta obra. Entonces el estilo ya se transformaría en novohispano.

"La manifestación artística del indígena es un grito silencioso demostrando lo que eran capaces de hacer. Nos está diciendo: mira de lo que yo era capaz." Expresó apasionadamente Jorge.

La base piramidal prehispánica era lo primero que destruían los frailes para imponer su sistema.

En este convento se pueden observar muchas representaciones del sincretismo.

La torre en su conjunto mide 29 metros. Las construcciones se hacían altas porque cuanto más alto más cerca estaban del cielo (al igual que las montañas para los prehispánicos). Los conventos eran fortalezas de defensa y de fe. Las campanas, la voz de la iglesia, ahuyentaban a los malos espíritus, daban avisos. Hay una cruz atrial monolítica.

La escritura mesoamericana es ideográfica. El gran obstáculo para los españoles era el lenguaje. Por eso se comunicaban a través de las pinturas y los símbolos.

En las pilastras de la fachada los adornos escultóricos no respetan el orden, uno esta de la derecha a izquierda y otro al revés. "Históricamente diríamos que el autóctono no sabría interpretar croquis arquitectónicos, pero ¿no sería un capricho de ellos? ¿Una actitud de rebeldía, de rechazo disimulado?

La capilla abierta es estilo franciscano. Hay un portal de peregrinos. En el interior del convento se destacan las pinturas religiosas con pasajes de la biblia. Y en cada pintura otra vez se encuentran elementos prehispánicos: el techichi (perro) que se encargaba de llevar el alma del muerto, la vírgula de la comunicación como símbolo de conversación (pintada en orden irregular), un tecolotle a cada lado de Cristo. Hay un cuadro de la crucifixión muy interesante y simbólico, refleja lo divino y lo mundano. Hay ventanas de doble arco con estilo arabesco. Las ventanas pertenecían a los cuartos de cada fraile donde estos evangelizaban a los educandos. La doble ventana era para dar una a cada quien. Evangelizaban con vista al mundo exterior, a la realidad.

Todos estos y muchos más detalles conforman la arquitectura, el arte y la historia que guarda este ex convento, digno de conocer, recorrer y apreciar.

El ex convento funciona como un museo protegido por el INAH (Instituto nacional de antropología e historia). Abre de lunes a domingo de 9 a 17 horas y la entrada cuesta $31 mx

¿Cómo llegar?

Desde la terminal principal de Pachuca, a una cuadra, salen combis o colectivos con dirección a Epazoyucan. El ex convento se encuentra en pleno centro de Epazoyucan.

En auto, desde Pachuca hay que tomar la carretera a Tulancingo (veinte minutos de recorrido) y pasando Pachuquilla, el siguiente poblado es Epazoyucan.

Nota: recomendamos contratar al guía Jorge Escorcia para hacer el recorrido en el acueducto dado que es un cronista de la región además de una simpatiquísima persona.

Su teléfono es: 045 771 123 9727 o mail guía_jorge@prodigy.net.mx

(17)
Otras personas que vieron este artículo también les interesó:
Comentarios (3)
Super interesante!! voy ir a visitarlo con un grupo de compañeras el 13 de junio, donde nos recomiendas comer y que otro sitio de interés hay para pasar un día lleno de cultura e historia. Gracias por dar a conocer nuestros pueblos y el patrimonio cultural.
Comentado por Martha Lara
- mayo 21, 2012 @ 18:32 pm
José - puedes contactar directamente a Jorge para preguntarle por hospedaje o también podrías hacer base en Pachuca y moverte para allá (si es que tienes coche).
Comentado por Gorka
- marzo 19, 2012 @ 21:05 pm
Hola me encanta recorrer poblaciones cercanas a la Cd. de Mèxico, y esta me parece muy interesante, voy a visitarlos pasando semana santa, cuenta con algún medio de hospedaje.
Saludos-
Comentado por José
- marzo 19, 2012 @ 20:26 pm
Déjanos tus comentarios
Nombre (requerido)
Email (requerido - no será publicado)
Verificación de palabra

Servicios
Busca dónde hospedarte en Epazoyucan
Busca dónde comer en Epazoyucan
Busca qué recorrer en Epazoyucan
Busca cómo llegar o moverte en Epazoyucan
Busca cómo llegar a Epazoyucan